Como fotógrafa de familia inquieta que lo prueba todo, ya te había hablado de KIOSKÖ en otra ocasión, solo que por aquel entonces tenía otro nombre. La antigua Instagrafic se ha renovado por fuera y por dentro, y con ella sus productos para que puedas imprimir tus fotos de manera súper cómoda, fácil y resultona. ¿Quieres saber qué tal se ve y se siente en la mano su caja de fotos Box S? ¡Te lo cuento enseguida!

Análisis de la Box S de KIOSKÖ: packaging y producto

Kioskobox Box S caja de fotos impresas

Cada Box S viene con una faja gris, así que tendrás que «desnudarla» antes de abrirla. La caja en sí es de cartón blanco y se abre con una pequeña pestaña, como si fuese un regalo. Pero ojo, porque la propia caja también es personalizada. En el exterior te imprimen una frase de tu elección y una pequeña muestra de lo que contiene, con miniaturas de las fotos.

Es un detalle bien chulo, pero no nos engañemos: no esperes que la impresión del exterior sea de calidad fotográfica. No deja de ser una caja de cartón, y la definición de la imagen que se puede lograr es más bien básica. Aún así, me parece muy resultón – y seguro que le tomarás cariño. A ver quién es el majo que tira una caja en la que van impresas tus propias fotos.

Kioskobox Box S caja de fotos impresas
Kioskobox Box S caja de fotos impresas
Kioskobox Box S caja de fotos impresas

Dentro de ella encontrarás varios detalles marca de la casa, agradeciéndote el pedido realizado y presentando al equipo de KIOSKÖ, su buen rollo y su filosofía empresarial. Resulta difícil describir cómo funciona esta pequeña empresa, así que lo mejor es que les sigas tú mismo en Instagram y así vas viendo lo cachondos que son cuando publican muestras de las conversaciones que reciben sus «operadoras» vía Whatsapp. ¿Que de qué estoy hablando?

Pide tus fotos de KIOSKÖ por Whatsapp: más fácil, imposible

Yo creo que el jefe de KIOSKÖ es de los míos: vago hasta para realizar un pedido de fotos. Así que te lo pone fácil, puedes enviarles tus fotos por Wetransfer, Dropbox… o, si eres perezoso hasta la médula, escribiendo un simple mensaje de Whatsapp. Lo divertido del asunto es que no es un robot quien te atiende, sino una persona real.

Pedido fotos Kioskobox por whatsapp

Pero volvamos a la caja de fotos…

KIOSKÖ Box S: una caja de fotos bonita por fuera y útil por dentro

La idea de servirte tus fotos «en caja» es original, pero también cumple una función. Y es que no siempre decidirás enmarcarlas todas, o quizás solo cuelgas unas pocas en la pared. Piensa que cada caja contiene hasta 50 fotos, que no son pocas, por lo que el hecho de tener donde guardarlas siempre es bien. Sería el equivalente de la «caja de zapatos» de casa de tu abuela, pero en moderno y molón.

Como su nombre indica, el modelo S es el tamaño pequeño de las cajas de KIOSKÖ, tiene un precio de 16€ por 50 fotos (+3€ de envío) y las fotos que contiene son de 10×15 cm (o 10×10 cm, si formas parte del club de los amantes del formato cuadrado original de Instagram).

Calidad de impresión de las fotos

Las fotos se imprimen sobre papel mate, aunque la propia impresión deja un rastro brillante sobre el papel. Al tacto, y a la vista, observarás que la parte trasera blanca se ve realmente mate, mientras que la parte frontal donde se ha impreso la imagen tiene un ligero brillo – para nada molesto.

El papel de 300 gr tiene buen cuerpo, parecido al que tendría una copia de laboratorio. No se nota demasiado frágil, aunque (como siempre), si van a manosearlo manos pequeñas y jueguetonas, mejor que haya una mirada adulta para acompañar.

Las imágenes no se imprimen a sangre, sino que tienen un borde blanco de aproximadamente medio centímetro. Es un detalle a tener en cuenta en función del uso que quieras darle a tus fotos. A mí, personalmente, me encanta ese borde y me recuerda mis épocas de imprimir carretes.

Impresión Kioskobox
Kioskobox Box S caja de fotos impresas

La impresión es buena, con una trama apenas perceptible. Sin embargo, no es una impresión pensada para ojos gourmet y no llega a ser el equivalente de una copia de laboratorio. Así que, si estás acostumbrado a la definición de la impresión química, esto no es para ti: ni se te ocurra acercar la vista a pocos centímetros de la copia.

Pero si quieres unas fotos con un contraste más que bonito y colores brillantes que puedas mirar agradablemente, KIOSKÖ cumple su función con creces. Personalmente, se me ocurren mil cosas que hacer con ellas: colgarlas con pinzas de un hilo en el pasillo, meterlas en pequeños marcos, o usarlas dentro de un álbum (como los álbumes Book de la misma empresa, pensados para pegar las fotos y decorarlo a mano).

Think outside the box: otros tamaños y posibilidades

La Box S no es el único producto de KIOSKÖ, y la verdad es que su oferta se ha vuelto bastante interesante. Además de otros tamaños de caja de cartón, la empresa también ofrece una caja de madera (llamada Box XXL) con cuatro compartimentos y tapa deslizante personalizada (sí, pueden imprimirte una foto sobre la tapa de madera y se ve espectacular… Estoy deseando tener excusa para probarla).

También están los álbumes cosidos por el lomo (de los que tengo ya más de un ejemplar, y quizás son el producto que más me gusta de KIOSKÖ en todos los sentidos, me encanta el papel estilo verjurado).

¿Necesitas más excusas? ¡Pon una fotógrafa de familia en tu vida!

Si buscas una forma rápida, sencilla y resultona de imprimir tus fotos hechas con el móvil, o tu feed de Instagram; si quieres hacer un regalo chulo a tu pareja (tu madre, tu tía… you name it), probablemente en KIOSKÖ encontrarás tu respuesta. Yo ya sé que repetiré.

Pero sería una pena que ahora que has dado con un proveedor de fotos que te va a encantar, no tengas unas fotos a la altura. Si lo que quieres es que una fotógrafa especializada en niños y familias de Barcelona te haga fotos chulas para imprimirlas sobre papel… ¡soy tu mujer! ;-)