Fotografía de bebés en Barcelona

Tu bebé no necesita adornos para salir en la foto.

Ese momento en el que te los comerí­as. Literalmente. El momento en el que se sientan, empiezan a desplazarse (a veces de formas inverosí­miles) o que intentan ponerse en pie mientras hacen muecas es perfecto para conseguir fotos ágiles, minimalistas y atemporales.

fotógrafo de bebés en barcelona

Fotografía de bebés espontánea

El mejor momento para fotografiar a tu bebé es cuando ya gatea o se pone en pie. A partir del medio año, los bebés empiezan a ganar movilidad: se dan la vuelta tumbados, reptan por el suelo y consiguen mantenerse erguidos sentados. El siguiente paso es lanzarse a gatear (aunque no todos los hacen! también hay bebés que directamente caminan).  Además de toda esa motricidad, es también un momento de gran interacción: hacen muecas, sonrisas, carcajadas, imitan a los adultos y se inventan todo un arsenal de expresiones y caras. Fotográficamente se abre un mundo de posibilidades porque ya no solo se trata de un bebé tumbado o que dependa al 100 % de los brazos de una persona adulta, sino que se puede mover a su antojo y cambiar de posición.

Las sesiones de fotos para bebés que se encuentran en esta fase de desarrollo tienen múltiples ventajas: son ágiles, son agradecidas y podemos sacar muchas fotos preciosas. Siguen un estilo minimalista y sencillo, para que quienes destaquen sean ellos y no un escenario o un atrezzo elegido al azar. Son fotos con muy poca ropa (o ninguna) para que se vean sus manos, pies y barrigas al aire: todas esas caracterí­sticas fí­sicas que hacen que te los quieras comer.

No puedes parar el tiempo. Pero puedes regalarte fotos.

Fotos de bebés en estudio

Mi estudio de luz natural en el centro de Barcelona es perfecto para capturar a bebés que ya se aguantan sentados o que empiezan a desplazarse, ya sea reptando por el suelo o gateando a cuatro patas. El espacio es neutro, de tonos claros, y eso permite que destaque lo importante.

Fotos de bebés de 1 año

La primera vuelta al sol es un hito que hay que celebrar, así que ¿por qué no hacerlo con una sesión de fotos? Ese momento en el que todos se desplazan y muchos se ponen de pie para empezar a dar sus primeros pasos sin ayuda es la excusa perfecta para hacer unas fotos desenfadadas, sin adornos innecesarios. No necesitas un pastel ni una corona para darle vida al asunto, aunque si te apetece, puedes traerlos. 

¿Quieres hacer una sesión de fotos de tu bebé?

El primer año de vida trae consigo muchos cambios, pero sin duda dos de los grandes hitos de desarrollo del bebé son el hecho de sentarse y empezar a desplazarse. Algunos bebés nunca gatean, pero todos terminan caminando, y esa transición postural cambia su perspectiva del mundo (¡y la tuya como madre!). Lo malo de todos estos cambios es que no hay vuelta atrás. Por eso, retratar el momento en el que empiezan a interactuar libremente con lo que les rodea es la forma de no olvidar aquello que nos hace únicos: cada bebé tiene su propia forma de gateo o sus trucos para ponerse de pie. Lo que hoy es tu normalidad mañana será un recuerdo lejano; las fotos son la forma de congelarlo en el tiempo.

Antes de tu sesión

Esta es una propuesta para captar a sus protagonistas en su máximo esplendor, por lo que todo lo que quieras contarme sobre será bienvenido. ¿Tu bebé es tranquilo, nervioso, activo, tímido…? ¿Hay algo que podamos hacer para que se sienta más a gusto? Cuéntame en qué momento evolutivo se encuentra, de qué forma se desplaza por el suelo o si hay algo que disfrute haciendo más que nada en el mundo.

Hablaremos de antemano de los preparativos, pero te adelanto que son pocos: un cubrepañal, algún juguete y con eso lo tenemos todo. No es tan importante lo que traes como el humor con el que vienes: si tu bebé está a gusto a tu lado, todo irá bien. A estas edades, unos besos, unas cosquillas o un abrazo grande arreglan (casi) todos los problemas.

¿Cómo es la sesión?

Intentaremos que vuestra sesión de fotos sea una experiencia lo más relajada y amena posible. Dicen que las prisas son enemigas de las risas, y en el caso de los bebés, con más razón. Así que venid tranquilos y con ganas de disfrutar de lo que nos regale el o la protagonista. Siempre os pido vuestra implicación activa para que todo fluya mejor: podemos animarles a desplazarse ofreciéndoles objetos que despierten su curiosidad, darles besos sonoros en la barriga para desatar un ataque de risa o repetir las muecas que seguro que domina a la perfección.

Una sesión de fotos es siempre una experiencia, no solo un resultado. Las fotos son solo migas de pan de lo que habréis vivido ese día, así que relájate y disfrútalo. Por supuesto, si tenemos que hacer una pausa para cambiar el pañal o para dar el pecho, lo haremos sin problema.

Entrega del resultado

Pasadas entre 2 y 3 semanas de tu sesión, te enviaré un enlace a una galería online privada para que puedas disfrutarla con quien quieras y donde quieras. Todos mis packs incluyen fotografías en formato digital que puedes descargar al momento, pero también puedo ofrecerte fotos impresas en papel, ampliaciones sobre madera o álbumes que maquetaremos a medida para ti. Cuando vengas al estudio puedo enseñarte todos los acabados con los que trabajo para que los veas, toques y huelas. Y si lo que te preocupa es saber cuánto cuesta, puedes echar un vistazo a las tarifas que encontrarás más abajo.

¿Cuánto cuesta una sesión de fotos de bebé?

Pack 1

230€

45 minutos de sesión en estudio

15 fotos en formato digital (tú eliges cuáles)

Posibilidad de adquirir la galería completa

Pack 2

340€

45 minutos de sesión en estudio

Todas las fotos en formato digital

Una impresión sobre madera de 20×30 cm con tu foto favorita

Pack 3

460€

45 minutos de sesión en estudio

Todas las fotos en formato digital

Un álbum impreso de 20x20cm

Regala una sesión de fotos de bebé

Una sesión fotográfica puede ser un regalo fantástico para ocasiones especiales:

  • Dí­a de la madre, del padre… (¡o de la abuela!)
  • Para un bautizo, un cumpleaños, o una boda.
  • Para animar a alguien en una época complicada de su vida.

No obstante, ANTES de regalar una sesión de fotos a alguien, asegúrate de que aciertas¿Esa persona es amante de la fotografí­a? ¿Se ha hecho sesiones de fotos con anterioridad? ¿Qué estilo de imágenes le gustan?

Una sesión de fotos es una experiencia muy personal, a la par que personalizada, así­ que asegúrate de sondear al posible destinatario antes de hablar conmigo.

Preguntas frecuentes

Todo lo que siempre quisiste saber y nunca te atreviste a preguntar sobre una sesión de fotos de bebé. Si sigues teniendo dudas, ¡escríbeme!

¿Cuándo es aconsejable hacer fotos a un bebé que todavía no camina?

Esta pregunta no tiene una respuesta fija, porque cada bebé sigue su propio desarrollo. Grosso modo, se podrí­an hacer las fotos entre los 6 y los 12 meses de vida. Algunos bebés se ponen en pie y caminan con apenas diez meses, mientras que otros tardan hasta prácticamente dos años en dar el paso. Así­ que el momento idóneo para fotografiar a un bebé es cuando es capaz de aguantarse sentado sin caerse de espaldas. Si además repta por el suelo o gatea, mejor que mejor. Pero serí­a aconsejable evitar que ya camine, puesto que en cuanto se ponen de pie se vuelven mucho más rápidos y escurridizos ante la cámara. 

¿Qué momento del día es mejor para la sesión de fotos?

Un bebé de pocos meses, seguirá unos horarios relativamente pautados, y ni el hambre ni el sueño son buenos compañeros para crear un ambiente distendido. Así­ que, a la hora de buscar el mejor momento del dí­a para hacer las fotos, procuraremos que no coincida con una comida o una siesta.

¿Pueden salir el resto de la familia en las fotos?

Esta propuesta está centrada al 99 % en los bebés, para que ellos sean los protagonistas y lograr que sea una sesión ágil y rápida. Si prefieres que salgan hermanos o hermanas en las fotos o salir también vosotros, mi consejo es que contrates una sesión de fotos de familia, donde lo que buscamos precisamente es captar vuestra interacción genuina.

¿Son fotos posadas?

Lo de menos es si el bebé mira a cámara o si sonrí­e. Se trata de dejarle explorar, experimentar y disfrutar. A esta edad, es fácil que todo vaya sobre ruedas y que en poco tiempo logremos tener un montón de imágenes tiernas y divertidas. Para mí­, una imagen de una vivencia real transmite mil veces más que una sonrisa fingida. Un bebé no sabe posar, pero sí­ puede interactuar y devolvernos una sonrisa o una mueca. También les gusta jugar a imitar gestos o sonidos, a taparse y descubrirse la cara… 

¿Cómo visto al bebé para la sesión? ¿Tengo que traer algo?

Mi estudio es un espacio diáfano ideal para que los peques de esta edad puedan explorar sin riesgos. Podemos aprovechar mantas y telas suaves para darles opciones de experimentación. En cuanto a qué ponerse, siempre recomiendo que traigáis una muda por si las moscas, pero estas sesiones están pensadas para que se vea el cuerpecito del bebé en todo su esplendor. En el estudio dispongo de petos, culottes, aunque podéis traer los vuestros si queréis. También haremos fotos sin ropa ni pañal. 

Dicen de mí

google
Buscava confort, tranquilitat, llum i molta espontaneïtat i l'he trobat.
Gràcies Vic
google
Tercera vez que tengo una sesión con ella y sigue siendo una experiencia maravillosa de principio a fin. totalmente recomendado no me cansaré nunca de decirlo
google
Hemos hecho dos sesiones de fotos con Victoria y estamos encantados. Aparte de que el trato personal es fantástico (lo cual es importante), se esmera en conseguir fotos bonitas, divertidas y diferentes a las que habitualmente solemos tener. Ha sido un acierto enorme hacer las sesiones con ella!
google
La Victòria emociona amb la seva manera de fer, la sutilesa amb la que troba el millor instant per captar la fotografia sense que t’adonis que l’està tirant, et fa sentir com a casa al seu estudi, t’orienta a l’hora de triar productes i t’ho explica tot amb molt de detall per a que et sentis acompanyat, et guia durant tot el procés proporcionant informació molt ben estructurada…
El resultat va ser exactament el que buscàvem. Unes fotos de família amb el nostre nadó que són el record més maco que podem tenir per inmortalitzar aquesta època tan màgica que estem vivint.
La Victòria va captar els microgestos que defineixen a la nostra peque: mirades, gestos, rialles, plors…
Un resultat que ha emocionat també a les nostres famílies.
Moltíssimes gràcies per contagiar-nos de la teva passió. Estic segura que ens retrobarem més endavant ❤️

Contacto

E-mail:
[email protected]
Tel.: 637622983
Estudio:
Carrer de Sicí­lia, 253, 6è, 2n,
08025 Barcelona
(mira cómo llegar en Google Maps)

Victòria Peñafiel Fotografia

Carrer de Sicí­lia, 253, 6è, 2n,
08025 Barcelona

¿Quieres una sesión conmigo?

Cuéntame qué es lo que te remueve, qué te gustarí­a capturar de tu viaje a través de la maternidad. No quiero hacer las tí­picas fotos “de postal” – quiero retrataros tal como sois.

Comprueba mi disponibilidad y reserva tu sesión

Redes sociales

Esta web utiliza cookies para su correcto funcionamiento. Haciendo clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos.    Configurar y más información
Privacidad
Envíame un whats
¿Tienes prisa? ¡Hablemos por whatsapp!
¿Seré tu fotógrafa? Solo hay una forma de averiguarlo: hablemos 🤟🏻