Si ya hiciste una sesión de fotos de recién nacido a tu primer hijo, cuando tienes a tu segundo bebé (o el tercero, o el cuarto…) lo habitual es que quieras repetir la experiencia. Para los que nos dedicamos a la fotografía newborn, eso es un regalo, porque nos encanta ver a las familias crecer. Pero a los padres suele angustiarles la incertidumbre: ¿cómo será el nuevo bebé, estará tranquilo? ¿Cómo reaccionará el hermano o la hermana mayor a su llegada, podremos conseguir una foto de ambos hermanos juntos?

Lo cierto es que cada bebé es diferente, y siempre traen consigo sorpresas. No es extraño que tu primer bebé durmiese todo el tiempo y apenas abriese los ojos en su sesión de fotos, y en cambio su hermano pequeño sea un verdadero torbellino de movimientos y ojos abiertos. Por eso, si empiezas mentalizándote de que el resultado, muy probablemente, será distinto de la primera vez, puede ayudarte a tomártelo con humor y a gestionar mejor tus expectativas.

Hermana mayor y bebé recién nacido

«Quiero una foto de mi bebé con su hermano»

Si hay una foto que nadie quiere perderse, es la del hermano o la hermana mayor con el pequeño o la pequeña. Cuando ves la delicadeza con la que los mayores toman la mano del bebé la primera vez que lo ven tras su nacimiento, todas tus hormonas se disparan. Suele ser un momento muy tierno en el que la naturaleza misma de la situación (estás en el hospital, a no ser que hayas tenido un parto en casa) contribuye a dar un aire de solemnidad a todo: reina el silencio, los gestos de asombro, las sonrisas escurridizas.

Lo irónico es que esa imagen de ternura infinita del primer encuentro en el hospital no siempre se corresponde con la que los fotógrafos podemos captar unos días más tarde, en un estudio fotográfico. Según la edad y el carácter de cada uno, no es extraño que el hermano o la hermana mayor ignore al recién nacido, o no quiera tener nada que ver con él. Es verdad que hay hermanas mayores (sí, suelen ser niñas) especialmente cariñosas que disfrutan tomando en brazos al bebé y achuchándole, pero también hay muchas niñas a quienes lo último que les apetece es eso.

¿Qué hacer si el hermano mayor tiene celos del bebé?

La llegada de un bebé a la familia supone un terremoto para todos, no solo para los hermanos mayores. El puzzle familiar ha cambiado y es necesario hacerle un hueco a la nueva pieza, y esa transición no es inmediata. Para los adultos es un terremoto vital, también tú estarás más cansada de lo habitual y deberás dedicar mucha atención al bebé; más aún si le das el pecho. Y tus hijos mayores (que no siempre lo son tanto, aunque les veamos automáticamente como hermanos mayores) intentan adaptarse a la nueva situación como buenamente pueden.

Llámale celos, rabietas o recesión: la llegada de un hermano pequeño tambalea la realidad que el o la mayor conocía hasta ese momento, y tiene que volver a encontrar su lugar. Tu hijo pide ser amado y encajar en el nuevo mapa familiar, y lo hace desde su óptica de niño. El problema es que su forma de decirlo suele ser interpretada erróneamente por los adultos como fruto de un capricho, o como «ganas de chinchar».

En las primeras semanas y meses tras la llegada de un hermano pequeño, debemos cultivar grandes dosis de paciencia y comprensión. Intenta ponerte por un momento en el lugar de tu hijo y piensa cómo se siente.

A la hora de tomar fotos de ambos juntos, este cóctel de emociones puede suponer una dificultad añadida, pero los fotógrafos tenemos varios ases en la manga.

Cómo conseguir fotos de bebés con hermanos mayores

Una sesión de fotos en un espacio desconocido para ellos puede añadir un elemento de tensión adicional a una situación que, por sí misma, ya es delicada. Si hacer las fotos supone dedicar media mañana al asunto, habrá niños que se habrán cansado mucho antes (sobre todo si tienen 2 añitos o poco más).

Por eso, tras hablarlo con vosotros y en función de su carácter y edad, podemos recomendar que los hermanos mayores se incorporen solamente al principio o al final de la sesión. Depende de cómo quieras plantear la sesión de fotos y de la edad que tenga tu hijo o hija mayor, tienes más o menos recursos para conseguir una imagen de los dos (o tres, o cuatro…) juntos.

Fotos newborn con niños de alrededor de 2 años

Están en una edad algo impredecible y, a menos que tengan un carácter muy tranquilo, pueden hacer movimientos bruscos o dar un golpe sin querer al pequeño. Por eso no suele ser aconsejable proponerles tener al recién nacido en brazos, pero sí se les puede sugerir que se tumben a su lado, o que se acerquen a él mientras los adultos lo tienen brazos.

Recurrir al juego descriptivo (¿dónde tiene la nariz el bebé? ¿cuántos dedos tiene en el pie?) favorece el contacto. Y, si se animan a darle un besito en la frente, ¡mejor que mejor! Pero siempre sin forzarles a hacer algo que no quieren.

Hermana mayor mira sonriente a su bebé

Fotos de bebés con niños de 3-4-5 años

Suelen tener una capacidad de expresión oral más desarrollada, y también se sienten más seguros de sí mismos para tener al bebé en brazos. Aunque muchas veces necesitarán ayuda, pueden contar si les apetece o no hacer esto o aquello, y pueden aportar sus propias ideas para la foto.

Los niños de más de 6 años suelen ser (desde el punto de vista del fotógrafo) una gozada. Tienen fuerza física suficiente como para sostener al más pequeño de la familia en brazos sin miedo, y pueden cambiarlo suavemente de postura siguiendo indicaciones.

Foto de bebé con dos hermanos mayores

Tips para fotos de bebés con hermanos

  • Cuando hay una crisis de celos evidente, un posible recurso es dar protagonismo al hermano o la hermana mayor y hacerle una serie de fotos en solitario o con sus padres. O, mejor aún: también podemos pedirle que nos preste su ayuda para conseguir tal o cual imagen del bebé.
  • Si las cosas fluyen, puedes pensar en conseguir una foto más trabajada, con algún toque personal o algo de atrezzo. Pero si el clima no ayuda, lo más aconsejable es centrarse en reforzar la idea de contacto físico, piel con piel. La emotividad de la foto no depende de qué complementos lleve puestos el bebé o del color de la camiseta que lleve su hermano, sino de su interacción real y genuina.
  • En lugar de pedir sonrisas y miradas a la cámara, es mucho mejor y más fácil dejarles explorar con su curiosidad innata a su hermano/a pequeño/a. Buscamos intentar integrarles en la sesión de fotos, hacerles partícipes de la experiencia, demostrarles que confiamos en ellos. Lo que no suele funcionar es recurrir al chantaje o la amenaza: siempre mejor seducir, proponer y observar.
  • Sobre todo, no debemos FORZAR nunca. Dejemos que las cosas fluyan, sin obsesionarnos con el resultado. Recuerda que es un momento emocionalmente difícil para todos, y aunque es posible que tu hija despliegue todo su amor por su [email protected], también puede ocurrir que justo en aquel momento no le seduzca la idea de hacerse fotos. Cuanto más insistamos, presionemos y medidas de chantaje usemos, peor.

Con paciencia y echando mano de la imaginación, respetando las necesidades de cada uno, se suele conseguir la tan ansiada imagen de los dos hermanos juntos. Un último consejo, si me lo permites – olvídate de Pinterest: la imagen final no siempre se corresponderá con la idea idílica que tenías en la cabeza, pero sin duda será un reflejo real de la etapa de transición que estáis viviendo.

Germana gran i nadó

Fotos del recién nacido con sus padres: ¡que no falten!

Solemos preocuparnos de la foto del bebé con sus hermanos, pero… ¿y los padres? Que la madre o el padre sostengan al recién nacido en brazos puede ser la mejor forma de lograr una foto de familia, descargando responsabilidad al hermano mayor, que solo tiene que acercarse o acoplarse al grupo. De este modo, dejamos que sean los hermanos mayores los que encuentren la distancia en la que se sientan más cómodos.

Además, es la excusa perfecta para que tú también salgas en las fotos. Quizás ahora no te parece muy motivador, pero con el tiempo las imágenes serán también un tesoro para tus hijos, y estarán encantados de ver a sus padres en las fotos.

Y tú, ¿ya te has animado a contratar una sesión de fotos para tu bebé?

Hermana mayor y bebè
Tres hermanas y bebé