Hi ha histí²ries que no necessiten paraules i el naixement d’en Maiol possiblement és una d’elles. Assistir a un part en qualitat d’espectadora et remou per dins i per fora; l’oxitocina es contagia, les olors ressonen al cervell i invoquen la part més primitiva de tu mateixa. I sí­, és cert que l’objectiu t’allunya de la realitat – perí² ho fa en la mesura justa per tal que no se t’abraoni i et traeixin els nervis.

Diuen que els tercers fills et donen sorpreses, i el que semblava que seria un part molt rí pid al final va portar una mica de cua. Bradicí rdia i moments de nervis de primer plat. Un Maiol que venia girat d’esquena de plat principal. I de postres, un nus de cordó vertader (cosa que em va fer somriure, perquè el meu primer fill també en tenia un i recordo com si fos ara la visió del cordó amb el nus).

Pel camí­, una dona forta i empoderada i una parella banyada en amor. Que els gemecs, renecs, queixes i gestos de dolor no us enganyin: les dones som pura llum donant a llum. I poder fotografiar moments com aquest és un privilegi.

============================================

Hay historias que no necesitan palabras y el nacimiento de Maiol posiblemente es una de ellas. Asistir a un parto en calidad de espectadora te remueve por dentro y por fuera; la oxitocina se contagia, los olores resuenan en el cerebro e invocan la parte más primitiva de ti misma. Y sí­, es cierto que el objetivo te aleja de la realidad – pero lo hace en la medida justa para que no te abrume y te traicionen los nervios.

Dicen que los terceros te dan sorpresas, y lo que parecí­a que serí­a un parto muy rápido al final se complicó un poco. Bradicardia y momentos de nervios de primer plato. Un Maiol que vení­a de espaldas de plato principal. Y, de postre, un nudo de cordón verdadero (algo que me hizo sonreí­r, porque mi primer hijo también tení­a uno y recuerdo perfectamente la visión del nudo).

Por el camino, una mujer fuerte y empoderada y una pareja bañada en amor. Que los gemidos, quejas y gestos de dolor no te engañen: las mujeres somos pura luz dando a luz. Y poder fotografiar momentos como este es un privilegio.

Esta web utiliza cookies para su correcto funcionamiento. Haciendo clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos.    Configurar y más información
Privacidad