¿Estás intentando elegir un fotógrafo para tu bebé? Seguro que durante el embarazo te has estado preparando para tener un parto respetado y una lactancia que funcione como la seda, has investigado todo lo necesario para tener una canastilla en condiciones y te has vuelto loca comprando montones de cosas que quizás no necesites, pero… al fin y al cabo, un bebé no se tiene todos los días.

En el capítulo «fotógrafo de bebés» no siempre es fácil encontrar una respuesta rápida al axioma bueno, bonito y barato, pero en este artículo te voy a dar las herramientas necesarias para que tú misma elijas la mejor opción que se adapte a TI. Porque el mejor fotógrafo no es otro que el que te haga vibrar.

Y empezaré por contarte un secreto: no todos los fotógrafos somos buenos para todos los bebés. Aunque mañana viniese media Barcelona a llamar a mi puerta, estoy segura de que yo no sería su fotógrafa ideal.

newborn durmiendo sobre negro abrazado por las manos de su padre

¿Cómo encuentro a un fotógrafo newborn en Barcelona?

1. Pregunta a san Google.

Te devolverá una larga lista de resultados… Pero seguramente lo más importante de todo es que te enamores de su trabajo. Debes sentir un flechazo. Mira, remira, bucea, explora en las muchas galerías, webs y perfiles de instagram de fotógrafos de tu zona.

No tengas prisa: tienes todo el embarazo por delante para elegir a la persona indicada, así que hazlo con los ojos bien abiertos y déjate seducir. Porque seguro que hay un estilo que te gusta más que otro, una imagen concreta que te derrite el corazón o una persona con la que, a pesar de no conocerla de nada, sientes que conectas.

  • ¿Eres más de fotos posadas o de imágenes espontáneas?
  • ¿Quieres que tu bebé parezca una muñeca de postal o te gustaría que las imágenes muestren vuestro vínculo madre-hijo?
  • ¿Solo te imaginas las fotos en color o el blanco y negro te apasiona?

2. Escríbele y pregúntale toda las dudas que se te ocurran.

Hay una pregunta que casi todas las madres plantean y la respuesta es muy sencilla: sí, los hermanos mayores pueden salir en las fotos con el bebé. ¡Y por supuestísimo que los padres/madres también! Pero…

  • ¿Sabes si el fotógrafo que tanto te gusta trabaja a domicilio o hace los reportajes en su estudio?
  • ¿Cómo es su espacio?
  • ¿Podrás traer a tu mascota para que salga también en las fotos?
  • ¿Cuándo es el mejor momento para hacer la sesión de fotos?

Por ejemplo, yo trabajo casi siempre en mi estudio delante de la Sagrada Familia, pero también me desplazo ocasionalmente, y me gusta pensar que mi espacio es un poco una «segunda casa» (de hecho, muchos niños cuando entran por la puerta me preguntan si vivo aquí, jejej).

Casi todos los fotógrafos newborn os pedimos que hagáis las fotos en los primeros diez o quince días de vida del bebé. Si es un recién nacido a término y sin contraindicaciones de salud, no hay ningún problema en salir de casa y llevarlo a un estudio fotográfico.

mano de un bebé agarra el dedo de su madre

3. ¿Hay feeling con el fotógrafo que has elegido?

Bien, te has enamorado de su estilo, pero… ¿significa eso que es el artista quien decide o podrás contarle tus preferencias? No solo podrás, sino que deberías hacerlo para que el fotógrafo valore si realmente estáis hechos el uno para el otro.

Quizás te has enamorado por completo de las fotos de su galería, pero no se podrán hacer cuando el bebé tenga un mes y medio como tú querrías. O a lo mejor a ti te gustaría ponerle cintas en el pelo y mantas de colores a tu niña, pero quieres contratar a una fotógrafa que solamente hace retratos sin accesorios y sobre blanco y negro.

4. Más cosas que deberías saber de tu fotógrafo antes de contratarlo.

No te olvides de preguntarle también si entrega los archivos digitales (y cuántos), si el retoque de las imágenes está incluido en el precio o qué pasa si tu bebé nace antes de tiempo o si el parto termina en cesárea y no te sientes con ánimos de hacer la sesión en los primeros diez días de vida.

Algunos fotógrafos disponen, además de atrezzo para los bebés, de vestuario para las madres, mientras que otros preferimos dejar que aportéis vuestro propio estilo en la ropa que elijáis para las fotos.

BONUS TIP: Conócele con antelación.

Si el fotógrafo que te ha robado el corazón está cerca de ti, ¿por qué no le visitas y os veis cara a cara? De este modo, podrás conocer su espacio (o mostrarle tu casa, si prefieres que las fotos se hagan a domicilio) y ver si habláis el mismo idioma.

Elegir al mejor fotógrafo para ti y tu bebé requiere mucha comunicación para asegurarte de que habláis el mismo idioma, y no llevarte sorpresas desagradables después. La experiencia y el trato también son un grado, pero eso es algo que difícilmente podrás valorar hasta que no estés en plena faena.

Un buen fotógrafo con experiencia sabrá tratar a tu bebé con la máxima delicadeza, reconocer y respetar sus ritmos y señales de hambre, cansancio y disgusto, y procurar allanar el terreno para hacer que la sesión sea un rato agradable para todos, incluidos los adultos y hermanos mayores, si los hay.

Perro dando un beso a un bebé recién nacido

¿Y el precio de las fotos de recién nacido? ¿Cuánto cuesta una sesión?

Por supuesto que el precio es importante, pero… no debería ser el factor más importante de tu lista, sobre todo si valoras la experiencia y el recuerdo que te aportará el resultado en imágenes. Muchos fotógrafos pedimos una paga y señal por adelantado para formalizar la reserva, o incluso ofrecemos formas de pago a plazos para adaptarnos a los bolsillos de cada uno.

Si ya tienes un presupuesto cerrado para la sesión de tu bebé, aquí te dejo todas las pautas para saber qué puedes esperar según el rango de precios.

Los fotógrafos no somos grandes corporaciones que tratan a sus clientes como un número, somos personas igual que tú: nos movemos en el trato cercano. Así que no sufras: si realmente hay un flechazo, encontraréis la forma de hacer que funcione y poder tener las fotos que tanto te han gustado.

Resumen: 4 pasos básicos para elegir a tu fotógrafo

Ahora ya sabes lo más importante para encontrar a TU fotógrafo:

  1. Mira muchas galerías hasta dar con un fotógrafo que te enamore.
  2. Contáctale y pregúntale cómo trabaja, su disponibilidad y condiciones: ¿hace fotos a domicilio? ¿puedes llevar a tu mascota a la sesión?
  3. Cuéntale el tipo de imágenes que te gustaría que captase: ¿hay alguna foto concreta que te gustaría tener sin lugar a dudas?
  4. La mayoría de fotógrafos ofrecen distintos packs para adaptarse a todos los bolsillos. Si se te escapa de presupuesto, pregunta si acepta pagos a plazos.

No te conformes con lo primero que veas. Porque la fotografía es química y el ingrediente principal eres tú ;-)

bebé durmiendo sobre un puf envuelto en una muselina