De esta niña me dijeron que iba a ser tan y tan difícil dormirla, que cuando llegó con los ojos cerrados me puse como loca a disparar a contrarreloj. Y así estuve como una hora o más… y creo que no llegué a fotografiarla con los ojos abiertos.

La gente no me cree, pero de verdad que estas sesiones son un 50% de concentración y un 50% de improvisación: con un recién nacido sabes más o menos cómo empiezas, pero no cómo acabarás. Cada uno tiene su ritmo, sus particularidades y sus gestos, y el resultado es siempre diferente.

recien-nacido-barcelona-BN_1

recien-nacido-barcelona-BN_4

recien-nacido-barcelona-BN_3

recien-nacido-barcelona-BN_2

A %d blogueros les gusta esto: