studio_details

¿En tu casa o en la mía? ¿En tu domicilio o en mi estudio? Cuando se trata de hacer fotografías a un recién nacido, esta cuestión es una de las primeras que uno se plantea, y seguramente la idea de desplazarse hasta un lugar ajeno parece incómoda. Las madres estamos en pleno puerperio, físicamente no nos encontramos al 100%, y anímicamente estamos montadas en una montaña rusa que nos hace pasar de la euforia a la desesperación.

Lo cierto es que no hay una respuesta correcta, pero os puedo contar por qué yo trabajo en estudio y lo prefiero así.

Trabajo con luz natural de forma casi exclusiva (casi nunca enchufo un flash o luz continua) y conozco la luz de mi espacio al dedillo. Sé cómo cambia a lo largo del año y cómo se comporta cuando el cielo está encapotado. Las condiciones lumínicas varían, y eso también contribuye a hacer que cada sesión sea diferente. Trasladarse a un domicilio particular es meterse en terreno desconocido. Por eso, si contratáis a un fotógrafo a domicilio, con toda probabilidad os explicará antes de la sesión cómo encontrar el espacio idóneo para la misma.

Luego está el equipaje, claro. Un fotógrafo de recién nacidos no viaja solo con la cámara a cuestas, sino que suele llevar consigo un puf, un calefactor de aire, media docena de telas o mantas (como mínimo), toallas, empapadores, fulares y una larga lista de accesorios necesarios (como las consabidas toallitas húmedas o tissues de papel). En resumen, una gran maleta tamaño king size y una mochila a la espalda. En el estudio está todo a mano, todo en su sitio; y hay margen para cambios en caso de imprevistos (volvemos a los tissues y las toallitas húmedas, ejem).

Sin duda, el hogar es el entorno que brinda la máxima intimidad a los nuevos padres. Y por ese mismo motivo, un estudio especializado en fotografía de recién nacidos busca ser lo más acogedor posible. Aunque quizás os cueste llegar, una vez allí los padres os podéis relajar, descalzar y sentiros un poco como en casa. En realidad, la visita al estudio puede ser también la excusa para vivir una experiencia, para dejarse cuidar un poco y compartir con total sinceridad (si os apetece) esas vivencias de la primera semana de maternidad/paternidad. Yo puedo pasar horas hablando incansablemente del tema, me encanta escuchar las múltiples historias de embarazo y parto, y ver cómo cada pareja lo vive de una forma diferente.

¿Y no son muy pequeños para salir a la calle todavía? En el momento en que os dan el alta en la maternidad, no suele haber contraindicaciones para llevar al bebé de paseo, a menos que sea prematuro o tenga alguna condición clínica especial. Además, en el estudio hace mucho calor para que esté lo más a gusto posible, y nunca falta lo más importante: los brazos de la madre.

¿Cambia el resultado si las fotos se hacen en un sitio u otro? No tiene por qué ser así. Hay compañeros que trabajan exclusivamente a domicilio y otros que lo hacemos en estudio. De hecho, yo también he realizado ocasionalmente sesiones de recién nacido a domicilio. ¿Se adivina en las fotos? ;-)

 

A %d blogueros les gusta esto: