¿No creéis que en la vida hay que hacer lo que a uno le apetece? La verdad es que, cuando los niños se me hacen “mayores”, hacerles venir a mi estudio minúsculo puede ser bastante aburrido para ambas partes. Puede ser que tus hijos no sean muy partidarios de posar. Otras veces son algo tímidos, o muy movidos: algunos no logran tener el culo quieto en la silla y necesitan aire fresco. Si lo que les apetece es dar saltos y botes, o incluso esconderse de la cámara, ¿por qué no darles un poco de tregua y dejar que realmente se desmadren siendo ellos mismos?

Y yo lo admito: soy una urbanita. Aunque me encantan las fotos con puestas de sol y fondos playeros o campestres, mi realidad cotidiana es más bien la del asfalto. Me gusta la ciudad, el bullicio, el movimiento constante. Incluso el tráfico. Me gusta la variedad de escenarios que ofrece la urbe y la cantidad de texturas que aporta algo tan simple como una pared.

Así que esto es offthewall: sesiones rápidas e indoloras, enérgicas, frescas, sin más posado que el que permite dar un salto al aire (o el que quiera el protagonista). Sesiones con niños y no tan niños, aprovechando todo lo que da de sí el entorno urbano. Me lo he pasado genial durante este mes de abril con ellas -tanto, que he decidido prorrogarlas también a mayo. Si te apetece tener tu ración, ya conoces el camino ;-)

Y, sin más dilación, os dejo con Pau, Roc y Rita:

A %d blogueros les gusta esto: