A veces, 1+1=4. Las sesiones de mellizos son siempre un doble reto. Porque apenas tengo tiempo de levantar la cabeza para respirar, porque echo en falta tener cuatro pares de manos para colocar tantas extremidades. Pero también son una gozada, porque parece increíble que podamos gestar a dos personas en un mismo vientre, a veces tan distintas, otras veces tan similares. Dos personas que no siempre comen, duermen o lloran al unísono, pero que sí tienen un vínculo muy fuerte desde el momento cero de su vida. Dos personas que llegan acompañadas.

newborn-twins-gemelos-barcelona (11)

newborn-twins-gemelos-barcelona (12)

newborn-twins-gemelos-barcelona (10)

newborn-twins-gemelos-barcelona (9)

newborn-twins-gemelos-barcelona (8)

newborn-twins-gemelos-barcelona (7)

newborn-twins-gemelos-barcelona (6)

newborn-twins-gemelos-barcelona (5)

newborn-twins-gemelos-barcelona (4)

newborn-twins-gemelos-barcelona (3)

newborn-twins-gemelos-barcelona (2)

newborn-twins-gemelos-barcelona (1)

newborn-twins-gemelos-barcelona (13)

A %d blogueros les gusta esto: