Sí, lo sé, estamos casi a mediados de julio y, por lo tanto, en pleno verano. Así que voy tarde. Pero no me lo tengáis en cuenta: autónoma y madre de cinco a punto de entrar en la cuarentena, es lo que hay. La realidad es que mis hijos llevan todo el año preguntándome si lo repetiremos y, aunque confieso que yo me muero de la vergüenza, nos lo pasamos todos tan bien y conocimos a gente tan fantástica, honesta, brillante y auténtica que la aventura no podía terminar aquí. #enveranoinvitalacasa necesitaba una segunda edición.

Seré muy breve: este año repetimos el plan. Yo te invito a unas fotos, tú me invitas a tu casa.

¿Capisci? Si tú me dices ven, lo dejo todo y allá que voy, a regalarte unos clics de la cámara para que tengas un recuerdo del sofocón veraniego.

Porque una foto no es (solo) una foto. Porque es una vivencia compartida, un regalo, sudor regado en sonrisas, una conversación alrededor de un plato. Y porque un sorteo de los de siempre no tiene ni la mitad de glamour.

¿Cómo funciona el asunto? Así:
1. Sígueme en Instagram (si no lo haces ya) o Facebook (como prefieras) e invítame. Este paso es primordial. Sin él, no hay forma de que sepa que quieres que venga. Sube una foto a tu cuenta de Instagram o Facebook en la que me cuentes algo sobre ti y tu morada o tu familia: ¿un bol de patatitas y refresco con la piscina al fondo? ¿una cama king size para una batalla de almohadas? ¿tu barrigón a punto de estallar tumbada en el sofá? ¡La imaginación al poder! Preséntate, que ir a casa de un desconocido da cierto yuyu ;-)
2. En tu invitación, cuéntame dónde estás, nómbrame o etiquétame (@victoriapenafiel) y usa el hashtag #enveranoinvitalacasa2018. Y cuéntame por qué debería retratarte a ti en tu espacio, con los tuyos. ¿Sois ricos, ricos y con fundamento? ¿Necesitáis tener una foto de familia todos juntos de una vez por todas? ¿Viene tu hermana/prima/tía/abuela a visitarte y no puedes dejar pasar la ocasión de retratarlo? ¿Es el cumpleaños de alguien y le habéis preparado un fiestón sorpresa?
3. Abre una lata de refresco (o, en su defecto, saca la jarra de sangría de la nevera) y disfruta del verano. Si tienes suerte, te avisaré y nos veremos pronto para compartir unas risas y unas fotos.

Y aquí la letra pequeña:
– Puedes participar invitándome a tu casa siempre que esta sea accesible mediante transporte público desde Barcelona o puedas ayudarme a llegar hasta ti. No tengo coche, sorry.
– Elegiré a 2 (dos) personas (en principio, que luego nunca cumplo mis autopromesas) para sendas sesiones. Cuadraremos agendas para encontrar la fecha más apropiada, pero la sesión debe realizarse antes de la segunda quincena de septiembre de 2018. Las fotos serán siempre en vuestro entorno, retratando vuestra vida real. No puedo prometer que no aparezca mi familia en alguna de ellas ;-)
– El plazo para presentar invitaciones termina el 23.07. Anunciaré a los elegidos el 30.07.
– Para ir bien, tu cuenta debería ser pública, por favor. Si es privada, haz un pantallazo y me lo envías por Stories.
– Tanto si tu cuenta es pública como privada, es requisito indispensable para participar que aceptes cederme los derechos de imagen. Vamos, que no tiene que importarte que tus fotos sean vistas en redes.
– No se admitirán las invitaciones directamente por Instagram Stories, por e-mail, whatsapp ni otras vías de contacto. Debes subir la foto a tu perfil de Instagram o Facebook.

Y para darte muchas muchas, pero que muchas ganas de participar, te dejo con algunas pocas fotos de nuestras citas veraniegas del año pasado, que nos llevaron hasta Solsona, Girona, Caldes de Malavella, Tarragona y La Seu d’Urgell.

Henos aquí en casa de @vbesora:

Compartiendo una paella con @_claravm_:

Conociendo la intensa vida interior de @ovajoyas:

Descubriendo tesoros romanos en Tarragona y Altafulla con la familia de @ariannaciurana:

Perdiéndonos entre manzanas y charlas interminables en @ponsarfa:

A %d blogueros les gusta esto: